Categorías
Editorial Reinventar el contenido

QR – 17

Secrets of Super Elements (BBC4)

Versión completa del documental (en inglés)

Grabar un unitario documental de 60 minutos en un smartphone: ¿Qué tan difícil puede ser?

Por Laura Mulholland – Productora y directora independiente, BBC Studios @LJMulholland

Cuadro congelado: Kevin White corta nuevos filtros para su cámara de iPhone en un frío parque eólico.

“¿Por qué demonios querrías hacer eso?” fue la respuesta de la mayoría de mis colegas cuando planteamos por primera vez la idea de grabar com un smartphone.

Estábamos en la primera semana de producción de un nuevo documental científico de 60 minutos para BBC4 sobre los elementos raros que sustentan nuestras vidas modernas. Es probable que los teléfonos inteligentes se caractericen por contener más de la mitad de los elementos del planeta. Para demostrar lo inteligentes que los elementos raros han hecho nuestros teléfonos, queríamos filmar todo el programa en uno. ¿Qué tan difícil podía ser?

Pronto nos dimos cuenta de la magnitud del desafío que nos habíamos propuesto. La BBC Science tiene una reputación de documentales de alta calidad y muy bien rodadas y este no debía ser diferente. El objetivo era mostrar una impresionante nueva tecnología. Si terminábamos con algo que parecía haber sido rodado con un teléfono, habríamos fracasado.

Los periodistas de la BBC a veces graban segmentos de noticias en los teléfonos, y el largometraje Tangerine se filmó con un iPhone 5, así que sabía que se podía lograr una buena calidad de imagen. Pero Tangerine fue filmada bajo el sol de Los Ángeles y la gran luz puede cubrir una multitud de pecados. Planeábamos rodar en el Reino Unido en pleno invierno. ¿Estabamos condenados a fracasar?

Para maximizar nuestras posibilidades de éxito necesitaríamos un operador de cámara de primera clase. Después de todo, la elección de la cámara es sólo una parte de lo que hace a una película hermosa. El encuadre, la composición y la iluminación son claves, junto con el estilo visual y la creatividad.

Café en mano, Kevin White y el sonidista Andy Paddon grabando al presentador Mark Miodownik

Pensaba en Kevin White, un operador de cámara con el que había trabajado antes, pero no estaba seguro de si aceptaría un trabajo que requiriera dejar sus queridos lentes en casa y filmar con un teléfono. Afortunadamente, aceptó la idea con entusiasmo, pero no pasó mucho tiempo antes de que las dudas empezaran a entrar en su mente.

Nos decidimos por el iPhone 7 Plus porque tiene dos lentes incorporadas, una enorme capacidad de almacenamiento de 256 GB, una impresionante duración de la batería y un teléfono a prueba de agua, útil para filmar en el exterior en invierno. La aplicación Filmic Pro fue vital para el control manual del enfoque, la exposición y la conversión de los 30 fps nativos del teléfono (fotogramas por segundo) a 25 fps, como se requiere para la emisión en el Reino Unido.

Teníamos el presupuesto para una grabadora de sonido, así que decidimos grabar el audio a distancia y usar una claqueta para sincronizarlo en la postproducción. Con dos nuevos teléfonos recién sacados de sus cajas nos dispusimos a rodar algunas tomas de prueba.

Las pruebas iniciales no salieron bien. Con poca luz la imagen era muy ruidosa, había algo de distorsión probablemente causada por la conversión de 30fps a 25fps. Quería filmar la mayor parte de la película en mano, pero nuestros clips de prueba eran tan inestables que no se podían utilizar. Además, descubrimos que aunque la aplicación Filmic Pro proporcionaba una gran cantidad de control manual, todavía estaba muy lejos de una cámara broadcast.

El ISO (el control de exposición digital de la cámara) sólo podía ajustarse dentro de un rango limitado. Las cámaras broadcast pueden ser equipadas con mattebox para insertar polarizadores, filtros de densidad neutra (ND) u otros filtros para ayudar a la exposición, pero nadie había inventado una mattebox en miniatura para el iPhone (todavía).

Además, el departamento técnico de la BBC no estaba convencido de que una cámara con un sensor diminuto pudiera calificarse como full HD (alta definición). A pocos días del rodaje, quise abortarlo, pero mi productor ejecutivo Jonathan Renouf estaba decidido a no rendirse. Este iba a ser el primer documental de la BBC rodado en un smartphone y teníamos una fuerte justificación editorial para correr el riesgo. Era una oportunidad que no había que perder.

Una de las tareas más glamorosas: filmar en una granja de aguas residuales

Mientras la mayoría de la gente comía pasteles de carne en las vacaciones de Navidad, hacíamos más pruebas y probábamos diferentes accesorios. Nuestro camarógrafo se enamoró del estabilizador DJI Osmo Mobile, que proporcionaba unos movimientos de mano maravillosamente suaves.

Probamos el flujo de trabajo de postproducción y pasamos el material a través de una máquina simuladora de transmisión. Se mantuvo bien y, lo que es crucial, se calificó como HD. Sabíamos que habría limitaciones, pero decidimos seguir adelante.

La lista final de nuestro equipo se veía así:

  • iPhone 7 Plus x 2 (teléfono de reserva para la batería y el almacenamiento)
  • Lentes Olloclip (ancho, teleobjetivo, macro)
  • Trípode de peso ligero y adaptador de trípode iKlip
  • DJI Osmo mobile
  • Kit de iluminación habitual
  • Filmic Pro app (rodamos en HD 1080p, 50mbs)

Los primeros días de rodaje fueron mucho mejores de lo que esperaba. Estábamos filmando demostraciones y PTCs (pieces to camera, es decir, “copetes”) en interiores y el teléfono no nos retrasó ni limitó lo que podíamos filmar.

También descubrimos algunos beneficios importantes. Sin grandes e intimidantes cámaras nuestros colaboradores se relajaron y dieron mejores actuaciones. El equipo ligero era realmente liberador, podíamos movernos libremente, acercarnos a los objetos y filmar fácilmente en espacios reducidos. Echaba de menos tener un monitor, pero el teléfono tiene una pantalla grande y la reproducción es relativamente rápida, por lo que era perfectamente viable.

Primer plano de un fragmento de Litio

Tuvimos un problema grabando en un parque eólico en Glasgow en la nieve. Lograr buenas exposiciones en el paisaje blanco y brillante era demasiado para el teléfono. Nuestro camarógrafo había cortado pequeños círculos de filtros ND para colocar detrás de las lentes Olloclip pero cuando abrió la caja, una ráfaga de viento dispersó los filtros como papel picado.

Con manos heladas cortó nuevos trozos de ND mientras maldijo las diminutas e incómodas lentes, pero al final las imágenes se veían fantásticas. En general, todo lo que filmamos en exteriores se veía genial.

La mayor diferencia que notamos fue el número de lentes disponibles, o más bien la falta de ellos. La poca profundidad de campo y las tomas con lentes largas no eran posibles, y para fotografiar primeros planos teníamos que estar físicamente muy cerca, pero las lentes incorporadas del teléfono no tienen un buen enfoque de cerca.

El teléfono podía disparar a 240 fps, así que planeé algunas tomas de “beauty” en cámara lenta de los materiales que estábamos presentando, pero a 120 fps la resolución cayó a 720 píxeles y la caída en la calidad fue realmente notable.

En edición, corregimos los negros y añadimos filtros y otros efectos para ocultar el ruido y la baja resolución. Terminamos con unas tomas de belleza muy extravagantes y estilizadas que no hubiéramos conseguido si hubiéramos usado una cámara diferente. Para mí, el principal beneficio de usar el teléfono fue que nos obligó a ser más creativos y a hacer las cosas de manera diferente.

Copete (PTC) en interiores con el presentador Mark Miodownik

Nuestro mayor obstáculo llegó en nuestro último día. Había ido tan bien hasta entonces que nos volvimos demasiado confiados. Estábamos filmando una entrevista en una mina abierta en Devon cuando un aviso de “almacenamiento casi lleno” apareció. Teníamos un teléfono de repuesto con nosotros, pero apretamos el tiempo y nos metimos en el barro hasta las rodillas.

El código de tiempo pasó felizmente pero el teléfono no guardaba los clips y perdimos una parte significativa de la entrevista. Habíamos grabado el audio por separado y filmado un montón de GVs (vistas generales), así que nos salimos con la nuestra, pero estuvo muy cerca.

Filmamos durante nueve días sin usar una cámara broadcast. No hay duda de que hay limitaciones pero trabajamos sobre ellas y al final fue un pequeño precio a pagar por probar algo nuevo. ¿Lo haría de nuevo? Por supuesto.

(Extraído del Blog de BBC Academy. Publicado el Domingo 21 de Mayo de 2017)

https://www.bbc.co.uk/blogs/academy/entries/29a124b1-772e-486c-b41e-2a62cd895ff2

Traducido por SFR.